Cuando una empresa deja de abonar las cantidades correspondientes a salarios de trabajadores, estos tienen varias opciones:

  1. Pueden demandar a la empresa reclamándoles las cantidades adeudadas más los intereses de demora, existiendo un plazo máximo de un año para reclamar cada una de las nóminas.
  2. En el caso de que los salarios dejados de abonar igualen o superen los 4 meses (en algunos casos 3 meses y esto depende del Juez que decida el asunto) pueden solicitar una extinción del contrato de trabajo por incumplimiento grave de las obligaciones del empresario, con derecho al percibo de una indemnización equivalente a la del despido improcedente.
  3. Solicitar concurso de acreedores, poco recomendable por tiempo y coste.

Si deseas, puedes consultar tu caso sin ningún compromiso a través de nuestro formulario de contacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *