Saltar al contenido

Estafa por Internet

Hoy en día, y sobre todo en fechas señaladas como Navidad, Black Friday o época de rebajas, es cada vez más habitual realizar nuestras compras a través de la red; de manera que el peso del comercio online aumenta exponencialmente año a año. No obstante, aparejado a este tipo de ventas se ha venido desarrollando un tipo específico de estafa en Internet asociado con los métodos de pago que usamos en la red.

¿Cuál es el tipo más habitual de estafa por Internet?

Existen miles de formas y estrategias, con el único objetivo de conseguir una disposición de dinero por el estafado, aunque entre las más habituales caben destacar:

  • Estafas de pago por adelantado:
    • Estafas en la compra online, en las que se hace creer que se compra un bien y ese bien ni existe ni nos llegará nunca.
    • Estafas románticas, quien a través de alguna red social de citas se muestra interesado sentimentalmente y que una vez ganada la confianza le pedirá dinero por algún tipo de motivo.
    • Extorsiones o amenazas de secuestro o agresiones, solicitando un importe para no realizar la amenaza.
    • Estafas de caridad, haciéndose pasar por alguna ONG solicitando alguna donación.
    • Ofertas de trabajo falsas, con buenas condiciones laborales, que exigen un pago anticipado por gastos de gestión o materiales para trabajar desde casa
  • Fraudes en las tarjetas de crédito, mediante webs que parecen oficiales y auténticas, en las que al comprar lo que se hace es utilizar los datos de la tarjeta de crédito.
  • Phising, variante del anterior mediante correos electrónicos o mensajería instantánea, intentando acceder a sus datos sensibles mediantes correos masivos (SPAM) simulando ser una entidad bancaria.
  • Pharming, variante del anterior, consistiendo en el hackeo de webs oficiales, redirigiendo al cliente hacia otra falsa de manera que obtienen la información.

¿Cómo prevenir el fraude?

Lamentablemente no existe una fórmula mágica para evitar ser víctima de este tipo de fraudes en la red, pero sí se pueden tomar una serie de precauciones para minimizar al máximo sus efectos:

  1. El primero es común para todas las estafas: PENSAR. Nadie regala dinero, nadie es tan generoso. Si algo te parece un chollo, un ofertón o demasiado bueno para ser tan barato, piensa que seguramente no sea real.
  2. Ten siempre las últimas versiones de tu software, evitando las vulnerabilidad conocidas, y proteje tu ordenador con un buen software de seguridad y no dejes de mantenerlo actualizado: Los hackers poseen bases de datos que contienen millones de direcciones de e-mail. Atacan la vulnerabilidad de aplicaciones de e-mail y navegadores Web, además de la vulnerabilidad de diseño de ciertos sitios.
  3. Accede siempre a webs confiables, sobre todo si vas a introducir datos personales. Para ello debes estar seguro de que se está utilizando el SSL (busque “https:” en la URL) y verificar el nombre de dominio del sitio para saber si el sitio es legítimo.
  4. Mira de donde viene el correo.
  5. Nunca hagas click en enlaces dentro de un e-mail y siempre ignora los emails que solicitan acciones, tales como “Su cuenta será cerrada”. Llama a la empresa en cuestión a través de un número de teléfono obtenido fuera del email.
  6. Ten mucho cuidado al descargar cualquier software de la Web: Los programas espías pueden “venir a cuestas” de programas legítimos, o el software puede contener programas de captura de tecleo o screen scrapers para robar su información. Usted debe evitar completamente los salvapantallas gratis y otros regalos. También tenga cuidado al abrir adjuntos de e-mail – un vídeo, gráfico o PDF— aunque sea de alguien conocido. Un software de exploración de virus le protegerá, definiendo si hay virus ocultos antes de que usted abra el adjunto.
  7. Examina tus estados de cuenta bancarios y de tarjeta de crédito después de recibirlos para verificar si hay algún débito no autorizado. Si su estado de cuenta se retrasa en más de dos días, llame a la administradora de su tarjeta de crédito o a su banco para confirmar su dirección de correspondencia y sus balances.

¿Qué hacer si sufrimos una estafa por Internet?

En caso de sufrir una fraude o estafa por internet a través de un sitio web, antes de proceder con una denuncia formal ante un ente gubernamental, lo ideal es recopilar todas las pruebas posibles o información intercambiada con el supuesto representante de la página, llámese correos electrónicos, publicidad del sitio web, comprobantes, facturas, datos de la empresa (en caso estuviese especificado en la página web), etc.

Si usaste un banco para la transacción, tienes la opción de intentar devolver el cargo de la compra, para ello deberás acudir al banco y pedir este reintegro incluso en el caso de que se trate de un pago con tarjeta. Si la empresa tiene su sede en tu país de origen puedes tener más suerte con la reclamación, pero si la empresa es extranjera lo tienes más difícil, puesto que no son aplicables las leyes de tu país. En este caso lo mejor será intentar la devolución del cargo vía banco. Si usaste otra forma de pago, guarda siempre esos comprobantes para acudir y denunciarlos a la policía, aunque difícilmente recuperarás tu dinero.

Una vez recopilados, el siguiente paso es interponer la denuncia ante la Policía o la Guardia Civil de tu zona. Ambos entes de seguridad tienen unidades específicas para combatir los fraudes y delitos a través de Internet, tienen especialistas informáticos que realizan investigaciones para seguirle las pistas y determinar la identidad de los infractores.

Visitando la respectiva web, podrás encontrar modelos y/o formularios para proceder con la denuncia, de este modo te facilitarán el trabajo. En el caso de España, por ejemplo, el formulario para denunciar fraude por internet ante la policía es el siguiente.

Adicionalmente, si la estafa se realizó a través de una web donde los usuarios publican sus productos y/o servicios en forma de anuncio, tipo Amazon o Milanuncios, ve al sitio y consulta si disponen de algún sistema de protección al consumidor. Por ejemplo, eBay ofrece un sistema de resolución de conflictos y protección de pagos a las personas que hayan comprado productos en su web con Paypal.

En Miguel Rincón Abogados somos un despacho de Jaén joven e independiente, teniendo como objetivo aportar valor a nuestros clientes mediante estrategias legales innovadoras y de éxito. Si deseas, puedes consultar tu caso gratuitamente y en línea sin ningún compromiso, o bien a través de nuestro formulario de contacto, o bien en nuestros teléfonos y mail de contacto.

1
Hola, bienvenido a Miguel Rincón Abogados
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by

#QUÉDATE EN CASA

En Miguel Rincón Abogados seguimos trabajando para ofrecerte el mejor asesoramiento legal en estos momentos complicados. Por ello, aunque nos hemos visto obligados a suspender nuestra atención presencial en nuestra oficina, seguimos atendiendo a través de nuestros canales de comunicación habituales.

Además queremos que sigas recibiendo la información jurídica más actualizada posible, por ello desde Miguel Rincón Abogados hemos preparado un especial con las Dudas Legales Frecuentes sobre el Coronavirus.