Como han denunciado la Inspección de Trabajo y diversas organizaciones especializadas, la gran mayoría de los contratos temporales que se hacen son en fraude de ley (enlace a la noticia). No obstante, la ley determina que el contrato “normal” es, o debería ser, el indefinido, y solo en casos muy concretos la empresa puede hacer uso de los contratos temporales. En teoría, los contratos temporales solo se pueden realizar si tienen una causa justificada, que aparece en el contrato. La ley contempla solo las siguientes causas justificadas para hacer un contrato temporal:

  • Por obra o servicio: se contrata a la persona para realizar una obra o servicio delimitado en el tiempo, y en ningún caso este puede tener que ver con las tareas habituales de la empresa, ni pueden ser tareas sin identidad diferenciada de la que realizan las trabajadoras fijas de la empresa.
  • Por circunstancias de la producción: es una situación excepcional, ocasional y transitoria en la que la empresa necesita trabajadoras para un plazo corto de tiempo. Y el contrato debe determinar claramente cuál es esta circunstancia que ha motivado la temporalidad.
  • Por sustitución: tienes que estar sustituyendo otro trabajador (‬que esté en situación de baja, ‭ ‬ maternidad, etc.‭). En este caso en el contrato debe figurar el nombre del trabajador sustituido, el puesto de trabajo y las causas de la sustitución.

Por ello, si tienes un contrato temporal y crees que no se ajusta a una de estas causas, puedes reclamar judicialmente que tu contrato temporal se convierta en indefinido; e incluso se puede denunciar el contrato temporal ilegal una vez despedido.

Si deseas, puedes consultar tu caso sin ningún compromiso a través de nuestro formulario de contacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *