Según ha informado recientemente la Inspección de Trabajo, cerca del 95% de los contratos temporales que se firman en España son en fraude de Ley; por lo que es esencial que los trabajadores sepan que disponen de acciones, tanto individuales como colectivas, para transformar dichos contratos en indefinidos.

La intención de la ley laboral es que “lo normal” sean los contratos indefinidos, reservándose el contrato temporal para supuestos muy concretos y justificados pero que, lamentablemente, son la tónica habitual. Esto se comprueba en el Artículo XX del Estatuto de los Trabajadores, que establece como únicas (y hay que recalcar lo de únicas) causas para hacer un contrato temporal:

  • Por obra o servicio para contratar a la persona para realizar una obra o servicio delimitado en el tiempo, y en ningún caso este puede tener que ver con las tareas habituales de la empresa, ni pueden ser tareas sin identidad diferenciada de la que realizan las trabajadoras fijas de la empresa.
  • Por circunstancias de la producción: es una situación “excepcional, ocasional y transitoria” en la que la empresa necesita trabajadoras para un plazo corto de tiempo. Y el contrato debe determinar claramente cuál es esta circunstancia que ha motivado la temporalidad.
  • Por sustitución: tienes que estar sustituyendo otro trabajador (que esté en situación de baja, maternidad, etc.). En este caso en el contrato debe figurar el nombre del trabajador sustituido, el puesto de trabajo y las causas de la sustitución.

Si tienes un contrato temporal y crees que no se ajusta a una de estas causas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para reclamar judicialmente que tu contrato temporal se convierta en indefinido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *