El artículo 44 del Estatuto General de la Abogacía establece que el abogado tiene derecho a una compensación económica adecuada por los servicios prestados, así como al reintegro de los gastos que se le hayan causado. Como consecuencia, los honorarios de los abogados:

  • Son pactados libremente entre abogado y cliente
  • Dicha retribución puede ser fija, variable según diversos conceptos, en función del resultado, periódica o por horas.
  • Los únicos límites son los marcados por las normas deotológicas y la legislación sobre competencia desleal

En el caso de los fijos, el abogado al inicio ofrece al cliente un presupuesto y/o una hoja de encargo en el que se detallan los servicios y coste de los mismos que previsiblemente tendrá el asunto, así como el método de cálculo en caso de inclusión de nuevos procedimiento o partidas, o incluso que la complejidad del caso se incrementarse.

Si deseas, puedes consultar tu caso sin ningún compromiso a través de nuestro formulario de contacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *