El despido de una trabajadora por estar embarazada se considera despido discriminatorio por razón de sexo, y, por tanto, es nulo (es decir que la trabajadora tiene derecho a recuperar su puesto de trabajo y al abono de los salarios de tramitación como si no la hubieran despedido).

Es importante tener en cuenta que será nulo única y exclusivamente si la empresa no puede justificar que el despido se debe a otras causas ajenas al embarazo.

Si te encuentras en esta situación, debes presentar una demanda por vulneración de derechos fundamentales antes de que transcurran veinte días desde que se produce la extinción de la relación laboral por parte de la empresa, por lo que es aconsejable que recurras a asistencia legal lo antes posible.

En el caso que tengas un contrato laboral temporal que finalice antes de dar a luz y no te lo renueven, al igual que en el caso anterior, debes presentar una demanda por vulneración de derechos fundamentales antes de que transcurran veinte días desde la extinción de tu contrato por parte de la empresa.

Si deseas, puedes consultar tu caso sin ningún compromiso a través de nuestro formulario de contacto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s